El candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires aseguró que «para que los delincuentes empiecen a tener miedo tiene que haber algunos que terminen bien agujereados».

El pasado domingo al mediodía, una pareja de delincuentes asesinó de un disparo en la cabeza a Roberto Sabo, un hombre de 48 años que se encontraba atendiendo en su kiosco.

Tras darse a conocer el homicidio, el candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires de Avanza Libertad, José Luis Espert, se refirió a ello duramente, alegando que la situación se resuelve con «cárcel o bala».

Así, el referente liberal aseguró, en diálogo con Eduardo Feinmann en Radio Rivadavia, que «para que los delincuentes empiecen a tener miedo tiene que haber algunos que terminen bien agujereados» y «transformarlos en queso gruyere».

«Transformemos en un queso gruyere a un par de estos delincuentes como los de ayer. Apoyemos a la policía a que haga eso y esto va a empezar a mejorar un poco. Pero si seguimos enarbolando la maldita doctrina abolicionista de (Eugenio) Zaffaroni, la gente de bien estamos fritos», fueron sus palabras.

Y siguió: «Derechos humanos las pelotas, los derechos humanos para la gente de bien, de laburo. Para los delincuentes, cárcel o bala (…) Esto hay que darlo vuelta con la mano dura que corresponde. Ahora, creo que también para que los delincuentes empiecen a tener miedo tienen que haber algunos que terminen bien agujereados. Si no, el mensaje no queda claro. Hay que dar un mensaje claro».

Para finalizar su diálogo con el periodista, Espert indicó que, en caso de asumir como diputado nacional después de las elecciones legislativas de este domingo 14 de noviembre, desde el Congreso se tienen que «promover leyes que bajen la edad de imputabilidad a los 12 o 14 años, que las penas sean de cumplimiento efectivo, subir las penas para homicidas y violadores y darle un apoyo político muy fuerte a la policía para que usen su arma reglamentaria contra un delincuente en defensa de un inocente».