“Me vienen a la cabeza tres palabras, inclusión, diversidad, visibilidad”, así se expresó Jesús Vidal al llevarse el Goya al mejor actor revelación por la producción “Campeones”.

Desde hace tiempo, muchas organizaciones luchan por la inclusión de actores con discapacidad en el rubro audiovisual, hoy muchas plataformas y producciones abren una ventana a la diversidad funcional.

De a poco la televisión y el cine van dando pasos pequeños al producir series o películas que dan lugar a personas con discapacidad, y que son de profesión actor y actriz. Si bien en muchos largometrajes se escribieron personajes que tenían alguna discapacidad, la idea es que los propios actores con esta situación puedan actuar en producciones y tener la misma oportunidad que el resto.

Repasando algunas películas que incluyen en sus guiones a un protagonista con discapacidad, nos encontramos con la emblemática “Forrest Gump” (1994), la cual fue dirigida por Robert Zemeckis, y protagonizada por Tom Hanks, quien daba vida a un chico con discapacidad intelectual.

“Intocable” (Francia, 2011), es una película francesa que tuvo su versión argentina protagonizada por Rodrigo de la Serna y Oscar Martínez, la cual aquí se tituló Inseparables. La misma cuenta la vida de una persona de clase alta que se ha quedado tetrapléjico a causa de un accidente de parapente, quien luego contrata como asistente personal a un inmigrante de un barrio marginal que acaba de salir de la cárcel .

 

Hasta aquí los papeles eran interpretados por actores profesionales famosos que encarnaban un personaje con discapacidad. Hoy y ante un gran cambio cultural, podemos visualizar producciones que incluyen en su staff a muchos artistas que no eran tenidos en cuenta hasta el momento, y que a pesar de su situación pueden lograr ser visibles y romper estereotipos de roles estipulados.

En la actualidad nos encontramos con una de las series más vistas como “Breaking bad”, la cual se considera una de las mejores producciones de la historia de la televisión. Esta producción dio el puntapié al contratar y darle el papel de “Flynn” a R.J. Mitte, actor que realizó casting y que tiene parálisis cerebral; el cual luego fue premiado por su interpretación.

El guionista Scott Silveri, que había trabajado en «Friends», tenía una idea en mente y se presentó a los estudios de ABC, un canal propiedad de Disney, para decirles que ya era hora de que se escribiera una sitcom familiar de toda la vida con un personaje con discapacidad. La idea gustó a los productores y así nació “Speechless” (sin palabras), la serie cuenta sobre una familia humilde con un hijo mayor con parálisis cerebral. Para el personaje contrataron a Micah Fowler, un joven actor que también tiene parálisis.

Speechless ya lleva tres temporadas dando vida y visibilidad a una realidad que viven muchas familias, sin perder nunca el sentido del humor.

 

Si bien ser una persona con síndrome de enanismo, es una condición física especial que trae consigo quizás algunas limitaciones, puesto que vivimos en un mundo adaptado para personas que alcanzan por lo menos 1,60 de estatura, el acondroplásico puede no presentar discapacidad significativa, aunque a la hora de trascender en el mundo de las artes audiovisuales, seguramente será menos accesible o al menos así lo era para una persona que no cumple los estereotipos impuestos desde la industria audiovisual.

“Juego de tronos” es una serie basada en la novela de fantasía del autor estadounidense George R. R. Martin, Tyrion Lannister es uno de los personajes más carismáticos y con más personalidad, quien tiene acondroplasia. Este personaje fue interpretado por Peter Hayden Dinklage, quien además actuó en otros films como la recordada comedia británica “Muerte en el Funeral” (2010). Hoy Peter ya lleva más de 10 películas en su haber y es sin dudas uno de los actores que no solo trasciende por sus performances en comedia, la serie juego de tronos le valió lluvia de premios y su papel interpretando a Tyrion Lannister lo lanzó definitivamente a estar en agenda de los dramaturgos y productores cinematográficos.

Las personas con discapacidad también tienen derecho a ser los malos de la película: Si hablamos de inclusión aquí va un buen ejemplo, Russell Harvard no creía que fuera posible interpretar personajes en una industria tan superficial como Hollywood debido a su sordera de nacimiento, pero encontró su hueco con papeles breves en CSI Nueva York o Pozos de ambición de Paul Thomas Anderson. Sin embargo, los más seriéfilos seguro que le reconocen como uno de los matones de “Fargo”, donde ha participado en un total de 11 episodios. Serie que está disponible en varias plataformas.

De a poco la industria del cine y plataformas de series abren sus puertas a la inclusión y la visibilidad de actores con discapacidad, no solo se trata de algo que deba resolver los  productores, además se necesita de dramaturgos que piensen a su héroe menos esbelto o con todo su cabello rubio, o que su arma para combatir el mal no sea solo un martillo, quizás necesitamos de guiones donde el bueno o el malo sea interpretado por una persona que solo sepa y sienta que el actuar es lo suyo con las mismas posibilidades que el resto de la gente.

Por: FERNANDO CASCINO