Por Ariel Robert

Lejísimo de los pretextos.
Durante la siesta de este jueves y a 82 kilómetros del centro de Mendoza, un acto inaugural clausuró cualquier posibilidad de quedarse dormido.  Acontecimiento que pone de manifiesto que no hace falta dormir para alcanzar los sueños de superación y progreso.

En La Asunción, Lavalle podrán estudiar y acceder a títulos universitarios, acaso una herramienta vital para el porvenir de chicas y chicos que no quieren abandonar lugar ni perder su identidad.

La Universidad Siglo 21, nacida en Córdoba y de gran expansión por sus modalidades a distancia, junto a la fundación Simas, a los dirigentes de la Comunidad Huarpe y a la intendencia de Lavalle, puso en acción a su Centro de Aprendizaje Universitario (CAU) y becan a 20 jóvenes, alumnas y alumnos que elegirán como destino graduarse en diversas actividades. Turismo, salud, desempeño social.

El compromiso de estas instituciones se puso de manifiesto con la presencia de las máximas autoridades, además de colaboradores del sector privado que –también- consideran que la Educación es la herramienta idónea para el desarrollo armónico de la sociedad.

Puede verse en las postales al presidente de la Fundación Universidad Empresarial Siglo 21, licenciado Juan Carlos Rabbat, quien en su discurso puso énfasis en el esfuerzo personal y colectivo para recuperar los estándares de formación que la Argentina merece.

La Rectora, Magister María Belén Mendé explicó las metas de Siglo 21 para alcanzar con sus propuestas educativas a todos los sectores y regiones del país. Narró que diez años atrás comenzaron con este Plan, acercando la Universidad a lugares distantes y en ocasiones olvidados desde la centralidad de los poderes.

Diego Barros, presidente del Consejo Nacional Indígena describió lo gravitante que es el acceso a la educación superior por parte de hombres y mujeres que aman su tierra, que honran su historia y tienen la decisión de crecer y mejorar la calidad de vida de todas y todos. Diego Dalmaso, miembro y presidente de la fundación Simas contó cómo lograron
articular las expectativas de la comunidad Huarpe de La Asunción, la Universidad y el gobierno comunal.

El Intendente Roberto Righi hizo una síntesis de lo que significa poner en funcionamiento un Centro Educativo Universitario en un lugar tan distante, y destacó la vinculación de todos los sectores. La actividad privada, las instituciones intermedias, los empresarios y el Estado, todas piezas indispensables para el engranaje de una comunidad organizada. Puso en valor la vocación de las y los dirigentes del lugar y agradeció los apoyos recibidos para que la Municipalidad de Lavalle pueda proveer de Internet al extenso departamento Lavalle, tecnología indispensable para que desde hoy, jóvenes que han concluido sus estudios secundarios, comiencen a cursar sus carreras universitarias que ofrece la Universidad
Siglo 21.

Laura Guardia, representante de la Comunidad Huarpe Paula Guaquinchay, destacó esta oportunidad

El sincretismo cultural de La Asunción, ahora con este Centro de Aprendizaje Universitario concita la atención y el aval de personalidades diversas. Hubo una ceremonia de bendición de las instalaciones y en primera fila pudo verse a Gustavo Grobocopatel, empresario y también
artista, junto a (nuestra) Verónica Cangemi, soprano de prestigio internacional, quienes prefirieron la discreción y eligieron no subir al escenario, ambos, según sus propios testimonios, emocionados por esta posibilidad que tienen desde ahora aquellos que tengan la vocación de una formación superior, sin alejarse de un lugar tan emblemático de la
cultura originaria de Mendoza.

Ramona y Jaquelina, 2 de las 20 alumnas Huarpes, becadas:

Agradecemos la gentileza de Juan Pablo Candisano, quien nos compartió imágenes que ilustran esta crónica