Hernán Urra, un joven con parálisis cerebral congénita que triunfa como deportista y quiere ganar en Tokio.-

 

Hernán Urra tiene 24 años y nació en Cinco Saltos, una ciudad situada en el Alto Valle, en la provincia de Río Negro. Desde pequeño vivió en «La Armonía», un humilde barrio de casas bajas, retirado del pueblo, rodeado de chacras donde la mayoría de la gente se dedica a la fruticultura.

Era el mayor de seis hermanos con quienes compartía la experiencia de pasear en bicicleta y de cazar palomas (que luego cocinaban), pero también era conocido en la zona por su indisciplina: le pegaba a sus compañeros de colegio, rompía las ventanas de su propia casa y le tiraba piedras a los autos.

«De chico me gustaba mucho jugar al fútbol, pero a medida que fui creciendo me daba cuenta de que me costaba caminar, que no podía correr, me tropezaba y me caía. Como sentía mucho dolor en las piernas, en Educación Física no me dejaban hacer las mismas actividades que a mis compañeros», recuerda Hernán.

 

Durante casi dos años sus padres se la pasaron visitando a diferentes especialistas que no acertaban con el diagnóstico. Mientras tanto, sus dolores de cadera eran cada vez más intensos. Hasta que, en el 2008, luego de realizarle una resonancia y varios estudios, una neuróloga dio en la tecla: Hernán padecía paraparesia de miembros inferiores, un tipo de parálisis cerebral congénita.

En el año 2012 un director técnico de fútbol se acercó a Cinco Saltos con el objetivo de buscar chicos con discapacidad motriz para integrar una selección de fútbol local. En una de las charlas, el profesor Federico Salazar mostró un video y un vecino de la zona le dijo que conocía a un chico que caminaba «medio chueco», parecido a los que se podía observar en la imágenes.

Al día siguiente, y con la autorización de su papá, Hernán se presentó para probarse como arquero, aunque finalmente quedó como jugador de campo.

Hoy y luego de varios logros deportivos, Hernán quiere repetir en Tokio. Hernán Urra fue medalla plateada en los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Con 19 años, hizo historia en lanzamiento de bala F35.

UN SUEÑO POSTERGADO: URRA YA ENTRENA PARA TOKIO 2021 – La Carretera

 

“Venimos haciendo un fuerte entrenamiento, vamos por mejorar la marca y subirnos al podio. Por la pandemia estuve varios meses sin entrenar pero nunca bajé los brazos. Quiero pelear por el primer puesto”, mencionó el rionegrino. Y agregó: “Voy por todo en Tokio, quiero ver si puedo hacer algún lanzamiento de 18 metros. Sigo tercero en el mundo. Venimos parejos con las marcas, va a estar linda la competencia ese día. Vamos a ver quién se queda con la dorada”.

“En Río 2016 era muy joven, ahora tengo más experiencia. Tengo un poco de ansiedad por ese roce internacional que se viene. Quiero dar lo mejor ese día”, expresó Hernán. Y ya convive con la presión: “No me afecta ser candidato. Trato de estar concentrado en el día a día. Quiero demostrar que se puede e ir por todo”.