Ante la inminente resolución de la causa por parte de la Suprema Corte de Justicia, distintas ONG vinculadas con la defensa del ambiente se manifestaron en apoyo de la Oikos, que generó la demanda contra el gobierno provincial en 2018. Los detalles de ese apoyo serán brindados en una conferencia de prensa.

En este sentido, Eduardo Sosa, anterior referente de la ONG mendocina explicó en detalle por qué se hizo en su momento la presentación contra el decreto reglamentario pertinente.

“Hay cerca de 15 pozos que se han ido aprobando a lo largo de estos años” con la declaración de impacto ambiental que según Sosa “es ilegal”.

Respecto del apoyo de las organizaciones internacionales hacia el accionar de Oikos afirmó que “están siguiendo de cerca esta presentación”.

En cuanto al fracking como medida de extracción de petróleo Sosa explicó que “los riesgos de la fractura hidráulica supera a los supuestos beneficios que tiene. La situación ambiental de Neuquén es gravísima. Es una de las provincias más endeudadas del país. En realidad la inversión ha sido mayormente del Estado nacional, pero el producido se va para otros lados y no contribuye al desarrollo del territorio”.

Desde su conocimiento ambiental, Sosa detalló distintas situaciones problemáticas que la explotación petrolera por fracking ha causado en Neuquén e incluso en Malargüe. “Acá en Mendoza por la pequeña magnitud que aún tiene la explotación ha generado impactos que se han dado en la gestión de los residuos y en la contaminación atmosférica…Hay interés y rocas generadoras en buena parte de la provincia como en Cacheuta…que a las empresas les gustaría explotar. Los riesgos y efectos ambientales respecto de Malargüe son los mismo, el impacto ambiental puede ser mayor por la cercanía con lugares poblados y de producción”.

Finalmente, Sosa hizo referencia a la existencia mundial de “muchos accidentes, sismos importantes. Por ejemplo en Neuquén hubo muchos sismos desde que empezó la explotación y que cesaron durante la pandemia. Cuando empezó la explotación nuevamente volvieron a darse… No ocurre en todos lados y por eso es necesario hacer más estudios.

Aquí la geología lo es todo y depende de cada lugar…Estamos hablando de riesgos que no están previstos. En los estudios de impacto ambiental, la parte de sismicidad es mínima. Hay un montón de avances científicos que sí lo ratifican”.

Fuente: Radio Libertador Mendoza