Hace unos meses nos comunicamos con Nora, quien perdió un ser querido y cercano por covid 19, ella también transitó esta enfermedad y logró superarla.

 

Hoy, luego de atravesar por distintas situaciones personales, ella decidió donar plasma, que si bien no es un cura del virus, se comprobó que en muchos pacientes su recuperación era  eficiente con este tratamiento.

¿Cómo te encuentra hoy esta cuarentena, luego de haberte infectado de covid y ser una recuperada de este virus?

Hace tiempo que me recuperé, y apenas me enteré de que se ponía en uso la donación de plasma en Mendoza quise participar, de salud estoy bien, solo quedaron consecuencias de los  días difíciles, días con mucha maldad y mentiras  que quedaron atrás con tanto amor y solidaridad  de familia y amigos que me protegieron, y pude estar aislada de las redes sociales y de mala información.

¿Cómo te decidiste a donar plasma?

Vengo de una familia solidaria, hace tiempo cuando falleció mi madre, con mi hermana decidimos donar sangre a un apersona desconocida, en vez de celebrar una misa o algun acto religioso. En este caso me pareció conveniente hacer lo mismo, cuando me enteré que en el Hospital del Carmen se podía donar plasma, averigüé y accedí inmediatamente. En el proceso, el hospital se encarga de averiguar si tu sangre es apta para la donación.

¿Cómo es la extracción de plasma, es un tratamiento seguro?

Una semana antes de donar plasma te extraen sangre y la estudian,  el procedimiento dura  sólo una hora, hay un proceso de filtrado y separación del suero, un litro es lo que aproximadamente sacan, siempre hay un médico observando. No es doloroso y se puede donar cada 48 hs.  Me quedo con la empatía de la gente que me ayudó, y además quiero motivar a los que puedan seguir donando plasma.

Esta pandemia que transitamos, nos lleva a nuevas conductas y también a nuevos términos en nuestro lenguaje. Barbijo, tapaboca, aislamiento social, grupos de riesgo, enfermedades precedentes son parte de esa larga lista de términos nuevos que llegaron para quedarse con nosotros.

Pero también está la esperanza, los nuevos tratamientos, los medicamentos de los que se habla, y el tratamiento con plasma de pacientes recuperados.

 

Por: Fernando Cascino