100 años de YPF, los dinosaurios van a desaparecer, pero todo lo que se pierde, se transforma

Créanme. Es este el momento más interesante para ser ARGENTINO, ARGENTINA, ARGENTINE.

La grieta nacional tiene merecimientos, pero también, razones para fabricar puentes que hagan que, como dice un fragmento de la marcha peronista (quizá la más trascendente y perenne de ese himno) “todos unidos, triunfaremos”

Deje Netflix y no busque en Disney ni Amazon. Una película. Un documental de 72 minutos, describen como pocas veces, un fragmento de nuestra historia que explica además del pasado, el presente y abre un enorme caleidoscopio que muestra las distintas posibilidades para atisbar un futuro.

Usted, lector, oyente, tiene la libertad de ignorar este centenario de YPF, pero cuando no tenga nafta para seguir, no le eche la culpa al azar ni a “estos políticos”.

Tal como lo señaló su presidente, el abogado santacruceño Pablo González, YPF nació durante la gestión de Hipólito Yrigoyen, aquel presidente elegido en el primer proceso electivo bajo el criterio de la ley Saénz Peña, ley de consideración popular pero en la cual faltaba la decisión del 50% de la población, ó sea, de las mujeres. Y, vaya paradoja, aquél presidente, don Hipólito Yrigoyen fue quien ignoró (o acaso avaló) la matanza en el Sur de la Argentina, -hoy provincia de Santa Cruz-  de más de mil obreros que reclamaban por sus derechos.  De aquella Patagonia Rebelde (tan bien descrita por Osvaldo Bayer) es el Presidente de la YPF,hoy YPF nuevamente desde 2012, soberana empresa de la Argentina.

Pablo González, actual presidente de YPF y ex vicegobernador de Santa Cruz, además de ser un conocedor de la importancia energética en el globo,  es un sabedor de las necesidades,  desde las abstractas, estratégicas y geopolíticas, hasta las más elementales de la sociedad. Esto lo pronuncio con la categórica constatación de haber conocido su trabajo social, personal, en su Río Gallegos natal, desde una Unidad Básica que dista y mucho del confort del bonito edificio enclavado en Puerto Madero

La Película el Centenario de YPF

En 72 minutos, además de apreciar los números de YPF, de saber que hoy ha avanzado de manera considerable la explotación de los hidrocarburos, y de las expectativas concretas que despierta el yacimiento de Vaca Muerta  y el anunciado gasoducto Néstor Kirchner, podrá descubrir la estatura real de lo que significa ARGENTINA en el concierto mundial.

Si acaso la aritmética económica lo aburre, la actual vicepresidenta CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER se encargará de sacudirle la modorra al  mostrar, más allá de las cifras irrebatibles, un corto que si no fuese dramático para la actualidad argentina, sería cómico. Menos de dos minutos en los que queda plasmado -sin posibilidad de discusión- cómo el gobierno de Macri recibió la “herencia”. Un Dujovne desinhibido, relata la “catástrofe” de tomar un Gobierno sin deuda. Sí, lo entiendo. Este espoileo le quita sorpresa, aunque si vuelve a verlo, admítamelo, le generará o una incontenible risa o una irritación que le impedirá elegir a alguna de esos personeros de la política vernácula que tanto stand up han realizado en medios televisivos de alcance nacional, y tanto daño nos han causado.

En el final, un corolario sin perdices ni escenas coreográficas espectaculares, el Presidente ALBERTO FERNANDEZ, retoma la actualidad para situarnos. Traza una línea que apunta sin posibilidad de distracción, hacia una ARGENTINA que es combustible para encender la seria y definitiva polémica de cómo encarar eso que está tan próximo a nosotros , que se parece al presente, que nos acerca al futuro, ese mañana, ese mañana a la mañana en el que sabemos que el sol volverá a iluminarnos. Sol que así como puede abrigarnos, puede volver a encandilarnos.

A veces la realidad esconde más intrigas que los misterios de la ficción, sólo se trata de arrebatarle la máscara a lo cotidiano y ayudar a construir un escenario en el que quepamos todos, todas y todes.

YPF bien podría traducirse hoy como; Yendo desde el Presente hacia un mejor Futuro. Ojalá. Probablemente con las fuerzas opositoras que nunca renuncian, no será fácil, ni dócil, ni amable, pero nos atrevemos a asegurar que esta centuria de energía nacional, aunque se resistan las fuerzas ajenas, continuará.

Por Ariel Robert