Entrevista por Alan Robinson

Julia Risso es locutora, profesora de teatro y militante.

 ¿Cuáles son las diferencias entre un podcast y un programa de radio?

Básicamente la diferencia más importante radica en el momento en que se emite. Esa diferencia es la que a mí me interesa producir. Un podcast es atemporal, se puede escuchar a demanda, en cualquier horario y no va a dejar de ser algo “escuchable”. Un podcast no tiene un horario predeterminado para emitirse, ni en el que la otra persona tiene que estar sincrónicamente escuchando. Creo que con el avance de las tecnologías y con la selección de contenidos que hacemos a diario resulta algo novedoso y necesario. Así como existen plataformas de “streaming” para mirar películas, televisión y series está bueno que exista lo mismo con la radio: escuchar un producto que podría salir por radio, pero escucharlo en el momento que cada uno, una y une pueda y quiera.

¿Cómo surgió la idea de publicar tu podcast “Les otres”?

A mi el formato de podcast siempre me interesó muchísimo. Tiene una potencia super interesante. Sobre discapacidad no hay muchos, yo conozco dos o tres no más. Yo estaba cursando la materia “arte en educación especial” en el último año del profesorado de teatro, donde nos propusieron un trabajo practico que consistía en plasmar a través de una manifestación artística las diferencias entre modelo médico y modelo social de la discapacidad. Entonces se me ocurrió hacer un capítulo de un posible podcast para entregar ese trabajo. Y me pasaba que extrañaba la radio y la locución en los primeros meses de aislamiento en Mayo 2020 por lo cual intenté reconectarme con lo que extrañaba. Todavía no tenía mi “home studio” y de hecho lo grabé con mi celular. Después se lo hice escuchar a varias personas cercanas que me ayudaron con la idea artística del programa y entre todes nos fuimos convenciendo de que ese era un proyecto viable y así fue como nació.

Distintas personas me recomendaron escuchar tu podcast ¿Qué tiene de diferente “Les otres”?

Pienso que “Les otres” a lo largo de sus capítulos construye una idea artística y una narrativa. Por más que el contenido sea lo importante hay un conjunto de decisiones artísticas que no se abandonan e intentan seguir una línea. Creo que eso está medianamente logrado y que el contenido es necesario porque sabemos que todes tenemos responsabilidades sobre las cuestiones ligadas a la discapacidad. Además de esta narrativa, “Les otres” intenta construir una narrativa en primera persona. Es decir, dejar de ser relatades por profesionales de la salud o terapeutiques para ser relatades en primera persona por nosotres mismes. Creo que se trata de reflexiones de personas con discapacidad que transitan la discapacidad y sus barreras a diario.  Esto es sumamente importante romper un poco el academicísimo, la medicalización, la patologización para hablar en primera persona sobre cuestiones ligadas a nuestra identidad y las barreras que se encuentra la discapacidad a diario.

¿Existe la perspectiva de discapacidad en la pedagogía teatral?

Prefiero no hablar de una sola pedagogía teatral. Creo que cada docente, maestro y maestra tiene sus propias formas, métodos, técnicas y también sus propios grupos donde enseña y se forma con ese grupo. El teatro nos pide y exige todo el tiempo que dejemos de repetir personajes, textos y obras como ya han sido hechos alguna vez. Cada personaje teatral tiene su propia línea y ahí no importa si uno tiene discapacidad o no. Cada uno, una y une interpreta su personaje según las posibilidades que une tiene y se va olvidando de las características que une ya trae. Siempre pregunto porque todas las Bernarda Alba tienen que ser bípedas, neurotípicas, blancas o cisgénero. Esas son narrativas que se construyen a lo largo del tiempo, pero se pueden romper.  Cada une decide que tipo de perspectiva le da a su pedagogía. En mi formación como docente de teatro he encontrado abordajes respecto de la discapacidad y el teatro, pero en realidad no me sentí muy identificada. Siento que cuando une habla de teatro y discapacidad se vuelve un poco planfetario o consignista. Por lo menos desde mi experiencia posicionarme en un escenario o en una clase de teatro con este cuerpo ya era super significativo, contaba un montón y no hacía falta agregarle más. Creo que el teatro tiene la posibilidad de desnudarnos metafóricamente hablando arriba del escenario y no hace falta contar demasiado. Después cuando une tiene estudiantes con discapacidad que asisten a sus clases, hay una necesidad de humanidad y romper estas lógicas que operan sobre todo en el teatro comercial o los materiales audiovisuales de las plataformas de streaming donde actúan los capaces sobre los no capaces y los “no-capaces” muchas veces son representades por actores o actrices sin discapacidad. Entonces, hay que seguir revisando esos mensajes, pero también hay que dejar de ser tan consignistas. Creo que se trata en definitiva de defender la propia presencia.

 ¿Qué libro recomendarías de pedagogía teatral y por qué?

Para mi leer uno de los últimos libros de Raúl Serrano, “Lo que no se dice” fue muy significativo. Me parece maravilloso, tiene una potencia que esclarece algo del teatro sobre la necesidad de dejar de hablar tanto, de explicar, de ser consignista. El defiende mucho la idea del cuerpo que es solo un cuerpo, el entrenamiento que eso conlleva y el reconocimiento de las posibilidades del propio cuerpo. La maravilla de los libros es cuando una vuelve a esos textos. Hoy dando clases, vuelvo muchísimo a “Lo que no se dice” y se lo llevo a mis estudiantes como recurso para que entiendan que hay un montón de gente hace mucho tiempo pensando este arte y su teoría. Me parece muy necesario para entender la potencia que cada cuerpo tiene más allá de sus propias características. Obviamente que no se puede saber todo sobre este arte, pero si este arte no se lo vive uno se queda un poco vacío y en el aire.

¿Estás preparando algún proyecto como actriz?

Estoy escribiendo una novela. Tengo bastante cerrada la primera versión que por ahora se llama “Paciente de la semana”. A partir de ese material hay una idea de esbozar un proyecto teatral a partir de ese material. Tengo un proyecto, pero todavía tiene que madurar para trabajar con otres a ver como puedo llevar esa novela a un formato escénico. Por ahora sigo dando clases que es muy nutritivo para ser actriz.

_____________

Si querés apoyar económicamente el proyecto “Les otres” podés hacerlo en este enlace.