Boca Juniors sueña con la obtención de la copa Libertadores de América tras derrotar a un pálido Racing Club.

Boca Junios venció el miércoles 2-0 como local a Racing Club en un duelo de clubes argentinos y avanzó a las semifinales de la Copa Libertadores con un resultado global de 2-1.

El conjunto dirigido por Miguel Angel Russo, justificó su victoria desde el inicio del partido  ante un pálido Racing Club.

El despliegue de Diego «Pulpo» González en el centro del campo, le permitió a Campuzano poder soltarse y asociarse con Salvio, para poder llegar con profundidad al arco defendido por Arias.

Fue el propio «Toto» Salvio, quien abrió el marcador a favor del conjunto xeneixe, tras un certero cabezazo, poniendo justicia en el marcador.

El gol de Boca Juniors, fue el principio del fin para los dirigidos por Beccacece quien acumula un fracaso más, en su corta trayectoria como DT.

El conjunto de avellaneda fue superado en todas sus líneas, la experiencia de Carlos Tévez, los desbordes de Sebastián Villa, y el incesante ir y venir de Frank Fabra, fueron determinantes para poder llevarse por delante a un equipo temeroso, cuyo derrotero principal, se gesta en cabeza de su Presidente, Víctor Blanco.

Mientras los hinchas de la academia lloran, insultan e imploran por un cambio, en el barrio de la Boca el cielo se tiñe de azul y amarillo, y el estadio Alberto J. Armando pareciera encenderse al grito estremecedor de: Dale Boca…Dale Boca.

El conjunto de la ribera recuperó la memoria, y sueña con otra final ante su eterno rival, pero no hay que anticiparse, porque el xeneixe, está de fiesta.