Reclamo desesperado del sector gastronómico y hotelero de todo el país

Los números que presenta el sector de servicios hotelero y gastronómico de la Argentina a través de un análisis de la Federación que los agrupa, asustan

Estas actividades son las más castigadas a propósito de la Pandemia. Los registros del mes junio en el caso de hotelería muestran una caída del 94% en relación al mismo período del año anterior. Y en la gastronomía los índices no son mucho más alentadores, el 80% ha sido el descenso de facturación.

La dramática situación que plantea FEHGRA (Federación Hotelera y Gastronómica de la República Argentina) revela además otros datos de enorme gravedad. En promedio, en el mes de Junio, sólo ha abonado el total de los salarios el 22% de las empresas.

Más de 50 mil empresas atraviesan este angustiante presente. Hasta mayo se contabilizaron 3870 empresas que debieron cerrar y reconocen que de no existir en lo inmediato una herramienta legal acorde, desaparecerán 120 mil puestos de trabajo formal y un dato que debería encender las alarmas de la AFIP, ministerios de trabajo y sindicatos: una cantidad superior, o sea, 160 mil trabajadores en la informalidad también perderían sus eventuales y precarios ingresos.

La preocupación se acentuó al conocer el proyecto aprobado mediante dictamen de la mayoría en la Comisión de Turismo, que consagra un “Plan de Auxilio, Capacitación, Infraestructura y Promoción para el Turismo Nacional”, ya que esto podría ser un elemento más, pero de ninguna manera resuelve la crítica y agónica situación que atraviesan.

Los empresarios hoteleros y gastronómicos piden que se sancione una Ley de Emergencia para el sector que  incluya medidas que aseguren la subsistencia de las mismas. Se trata de asistencia del Estado en el pago de los salarios; la reducción de las tarifas de los servicios públicos y el diferimiento de sus vencimientos; créditos a tasa cero y flexibles para capital de trabajo; exenciones impositivas; reducción del IVA en los servicios prestados por el sector.