Quizá sea solo cuestión de tiempo. Pero la discusión por el retorno del fútbol sin duda va a generar rispideces. Así al menos lo demuestran los medios de comunicación deportivos. Los más importantes, como siempre los de Buenos Aires. Siempre muy interesados en vender titulares polémicos, que generen controversias y malestar. Sabemos que son los que más clicks generan, los que más publicidad comercializan

Así estos días se hicieron eco de los dichos de Marcelo Gallardo, DT de River Plate: “Sostengo la idea de que deberíamos haber empezado a dialogar y compartir información hace tiempo para pensar cómo volverá el fútbol. Dentro de los cuidados y protocolos podía empezar a activarse. Se lo manifesté a D’Onofrio (presidente del club millonario). Mi preocupación pasa por el hecho de que no hubo voces oficiales que dijeran dónde estamos parados. Los jugadores y entrenadores tienen voces alineadas con el sentir de que ya no se aguanta más el tema. Se tendría que haber tratado en algún momento”. Entre otras cosas también deslizó “todos ponemos por delante la salud y la vida de las personas. El fútbol es una actividad importante a nivel social y cultural, pero no imprescindible. Pero de ahí a no hacer nada y quedarnos cruzados de brazos y debatir posibilidades me parece demasiado”, “(…) está clarísimo que el fútbol en nuestro país es una de las atracciones que tenemos y está claro que se pone por delante la salud. El Gobierno debe tener un montón de situaciones mucho más delicadas, pero no por eso el fútbol se tiene que quedar callado y en stand by hasta nuevo aviso”. Además apuntó al gobierno, “me gustaría que el ministro de Salud me diga cómo una industria puede tener 500 empleados con protocolos y el fútbol no puede respetar protocolos y tener a 3 ó 4 jugadores entrenando en turnos. Discutamos esas posibilidades”.

El ministro de Salud, Ginés González García, respondió a los reclamos del entrenador, e indicó que su cartera “trabaja en un protocolo integral, con distancias y lo que hay que hacer dentro y fuera de un vestuario”, para cuando se plantee el regreso a los entrenamientos en el fútbol.“Gallardo me dijo que yo era contradictorio, pero si mal no recuerdo fue River el que no quiso presentarse a jugar cuando pensábamos que el campeonato iba a seguir dos o tres fechas más”, indicó. “Estamos con un pico de avance del coronavirus y me parece que no es el momento de poner el tema de hacer aperturas futbolísticas”, destacó Ginés González García. “Pero lo entiendo a Gallardo, porque es un entrenador de fútbol, vive para esto, entiendo que esté nervioso y tenga ganas de volver. Esta es una cuestión que tiene que ver con los ánimos”, puntualizó.

El funcionario no desestimó la importancia cultural del fútbol, sin embargo argumentó porqué la vuelta a las canchas puede demorarse.

El Tomba en medio de la ofensiva mediática

Otro episodio mediático extraño vivió Godoy Cruz Antonio Tomba, el único club mendocino que participa en Primera A. Circuló información falsa.

Uno de los gobiernos que dio luz verde para que se junten hasta 10 personas para entrenar o jugar es el de Mendoza y allí está parte del plantel de Godoy Cruz. Desde el Tomba habían asegurado que la intención era no volver a entrenar hasta que todos los equipos de la Liga Profesional pudieran hacerlo. Sin embargo, según gran parte de la prensa deportiva, esta vez también mendocina, 13 jugadores del plantel del Tomba volvieron a las prácticas. Junto a ellos, según artículos de medios mendocinos, estuvieron un entrenador de arqueros y el preparador físico encargado de coordinar al resto de los profesores del club.

Rápidamente, el presidente del Expreso mendocino, José Mansur, aclaró su postura sobre la polémica por los entrenamientos del plantel en una provincia que ya los permite, en contraposición con el pico de contagios que se vive en CABA y en el Gran Buenos Aires.  Primero, el dirigente desmintió algunos detalles que corrieron por la prensa: «Se tergiversó la información de que habían ido a entrenar al predio de Godoy Cruz, salió una nota que era totalmente falsa, con listado de jugadores y fotos del predio de club. Eso no existió nunca. Algunos jugadores habían pedido permiso para ir a correr a un predio privado, fueron con su propia ropa. Sin técnico, profe, kinesiólogo, ni médico».

El dirigente mendocino aclaró que la idea del club es moverse según las directrices de AFA: «Si uno está dentro de la AFA, lo ideal es hacer un trabajo corporativo con ellos. Legalmente podemos si queremos, pero lo ideal es hacer las cosas consensuadas. En Mendoza se podría, si hubiéramos querido se podría haber hecho, pero lo ideal sería consensuar con AFA. Hay conflicto de intereses, ventaja deportiva… Todos los clubes se van a sorprender con los jugadores, todos van a estar como si vinieran de una lesión de seis meses sin jugar. Se dice que hay ventaja deportiva, pero yo digo ‘¿por qué no hablamos de ventaja económica?’ La mayoría de los clubes del Interior somos los que más viajamos, en el reparto de la tele los que menos cobramos. Si fuera al revés, que en Mendoza hubiera pandemia y en Buenos Aires no, estarían entrenando»