Los restos del exastro brasileño fueron sepultados en un memorial del noveno piso de un cementerio vertical mirando hacia la cancha del club Santos, donde sus restos fueron velados durante 24 horas. Las grandes figuras campeones del mundo en 1994 y 2002 no acudieron a despedirlo.

El exastro brasileño Pelé, fallecido a los 82 años de cáncer el jueves pasado, fue sepultado este martes en un memorial del noveno piso de un cementerio vertical mirando hacia la cancha del club Santos, donde sus restos fueron velados durante 24 horas en las cuales desfilaron por el campo de juego 230.000 personas, entre ellas el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien aseguró que «O Rei» no puede ser comparado a ningún otro futbolista de la historia.

En un clima de dolor de sus familiares más cercanos, su viuda y sus hijos, y del reconocimiento con cánticos de los hinchas del equipo donde jugó 18 años y ganó 2 Libertadores y 2 Intercontinentales, finalizaron los funerales para recordar a Pelé con la polémica instalada de que las grandes figuras campeones del mundo en 1994 y 2002 no acudieron a despedirlo.

La visita institucional más importante fue la de Lula, que realizó la primera actividad oficial desde la asunción del domingo en su viaje a Santos, adonde llegó en helicóptero luego de haber viajado en avión desde Brasilia hacia San Pablo.

El puerto de Santos, el mayor de Brasil y América Latina, será llamado Pelé, así como la avenida que circunda el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Todas las cadenas de televisión transmitieron el funeral, en medio de un clima de admiración nacional para el campeón mundial en 1958, 1962 y 1970 que elevó el nivel de fútbol global y llevó el nombre de Brasil a todos los rincones del planeta.

Fuente: Télam