Es sabido que de Sumo nacieron Divididos  y Las Pelotas . Cuenta la historia que el nombre de estas bandas surgió de un reportaje de Tom Lupo a Luca Prodan. El periodista le preguntó si veía en un futuro a los miembros de Sumo divididos, a lo que el cantante respondió: “¿Sumo, divididos? ¡Las pelotas!”.

En el día de hoy, el actual diputado nacional y ex gobernador de la provincia de Mendoza, Alfredo Cornejo, pronunció la frase «Nos están obligando a separar a Mendoza de la Nación».

Los argumentos secesionistas, de la fracción de la población catalana que quiere separarse de España, tienen sabor a deja vu en el ex mandatario provincial.

La frase que pronunció el ex gobernador Alfredo Cornejo,  se asemeja a un relato romántico y justificador, tal como hacen los secesionistas catalanes.

En la actualidad, el mundo avanza hacia mercados abiertos, a la colaboración global, donde se necesitan menos fronteras, lo cual deja entrever que la mirada del ex mandatario provincial es errónea y tendenciosa.

Por otro lado, la provincia de Mendoza nunca ha puesto en duda ser parte de la Nación Argentina, en más ya se declaró independiente una vez, junto al resto de las gobernaciones.

Siendo imprescindible y necesario discutir todo, para eso son electos los diputados y senadores nacionales, quienes tienen la obligación de velar por los intereses provinciales en el Congreso de la Nación, o será que el actual diputado nacional, Alfredo Cornejo, en nombre de la secesión renunciará a su dieta como legislador nacional, dieta que percibe del aporte de todos los argentinos.

Es necesario debatir sobre temas estructurales, el régimen actual de coparticipación, por ejemplo, no sólo perjudica a Mendoza, tampoco ha servido para desarrollar las provincias más postergadas, sino más bien para alimentar a las castas que las subdesarrollan.

En tiempos de pandemia, donde la vida de todos está en riesgo, resulta innecesario armar un problema mayor al que se quiere resolver, o será que la falta de solidaridad  ante esta grave crisis sanitaria y también económica de alcance desconocido, deja al desnudo el histrionismo de un sector de la clase política, que antepone sus intereses personales por encima del bien común.

En muchos casos, se hace caso omiso de las necedades de algunos políticos, que un día sí y otro también, hemos de ver o escuchar y que no nos conducen a nada positivo, pero como siempre hay un momento en que se colma el vaso de la paciencia y de la indignación, será por eso que la frase de Luca Prodan está más vigente que nunca, ¿divididos? ¡las pelotas!.