El 27 de septiembre se celebra el Día Nacional de los Derechos de Niños y Adolescentes para homenajear a los más pequeños y la sanción de la Ley 23.849.

El 27 de septiembre se conmemora el Día Nacional de los Derechos de Niños y Adolescentes en la Argentina, para recordar la aprobación de la Ley N° 23.849 en la que se confirmó la Convención de los derechos del niño, y afianzó la protección y seguridad de los más pequeños.

En ésta misma fecha pero en 1990, la Justicia argentina ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada por la Organización de las Naciones Unidas en 1979. Ésta dicta en su preámbulo:
 
“El niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidados especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento”.
 
A partir de esta disposición legal, los niños y adolescentes se reconocieron como “sujetos plenos de derechos y garantías”, con la realidad de cuatro principios generales: el derecho a ser oído, a la no discriminación, a la vida y el desarrollo, y la consideración primordial del interés superior del niño.
 
De acuerdo a la Convención, los niños y adolescentes son reconocidos desde el momento de su concepción hasta los 18 años de edad. Como todos los seres humanos, tienen derechos humanos iguales e inalienables como los adultos.
 

Además, los niños y adolescentes tienen derechos fundamentales como la educación, la salud, la identidad y la participación ya que son el futuro de la sociedad, y en algún momento, van a ser quienes eduquen a los próximos nacidos.

El Día Nacional de los Derechos del Niño y Adolescentes se celebra en la Argentina para asegurar que los más pequeños del país, el futuro de la sociedad, sean respetados, se cumplan sus necesidades básicas, se desarrollen completamente y adecuadamente y reciban amor y cuidado de las personas que estén a su cargo.

De no ser así, el Estado debe “adoptar las medidas apropiadas para la orientación a los padres y la educación para la paternidad responsable”.