Situación crítica sanitaria y OSEP que no da abasto.

Según información suministrada desde el sanatorio Fleming, de avenida Colón y perteneciente a la obra social de Empleados Públicos,  las instalaciones del Hospital El Carmen están saturadas. Tiene el 90% de los servicios de terapia intensiva ocupados y hay personas con neumonía en salas comunes. Además personas esperando ser atendidas que no reciben los cuidados esenciales.

En el caso del sanatorio Fleming, la demanda es baja, pero debido al posible colapso de El Carmen,  el sanatorio en vez de ofrecer los servicios habituales para el cuidado de la salud de niños y niñas, las problemáticas de los infantes  serán derivadas al Hospital de Niños Humberto Notti.

Las dos últimas jornadas han sido intensas. La situación es preocupante y los testimonios de afiliados de OSEP hace notar el déficit de los servicios que ofrece esta mega obra social, y las desinteligencias que se producen en la atención y en la comunicación

La habitual reunión y parte que se realiza en el Hospital El Carmen no se realizó este martes. La ausencia de insumos y básicamente de barbijos preocupa al personal de salud que lleva adelante una tarea titánica

Así como en los ámbitos de la discusión política aparece como opción dual «salud versus economía»,  para una mayoría del personal de los gremios de la salud desaparece tal dicotomía. Los resultados son malos tanto en la protección para evitar los contagios (lo que refiere a salud) como en los aspectos económicos, ya que no tienen reconocimiento dinerario por las tareas extraordinarias y además aún no perciben el medio aguinaldo que debió ser cancelado hace más de un mes. Así mismo estas dificultades no han sido motivo para que sigan cumpliendo con una labor que los ubica como héroes ante la persistente amenaza de este virus