La extraña discreción con la que se viene anunciando la próxima construcción de la obra hidroeléctrica más importante del siglo, genera suspicacias desde distintos ámbitos.

Después de 13 años se concreta aquél canje que realizó Mendoza con la Nación. Épocas de concertación en las que el actual Presidente de la Nación ALBERTO FERNÁNDEZ y el actual Presidente de la UCR, ALFREDO CORNEJO eran socios políticos, el gobernador de entonces, Julio Cobos canjeó la demanda por los perjuicios que venía padeciendo Mendoza debido a la promoción industrial , por la construcción de esta obra en el Sur provincial.

Aquél acuerdo establecido entre NÉSTOR KIRCHNER y JULIO COBOS tomó forma e impulso. Hace pocos días, el gobierno de la Nación hizo otro desembolso.

El gobernador RODOLFO SUÁREZ hizo mención en su discurso sin bombos ni platillos. Al parecer no fue por el efecto de la pandemia, sino porque lo que debió ser motivo de festejo se transforma en una amenaza de escándalo.

Las aguas se dividen en SAN CARLOS.

En la sesión legislativa del 12 de mayo, el senador del espacio político Protectora MARCELO ROMANO, requiere la presencia del ministro de infraestructura, arquitecto MARIO ISGRÓ, para que comparta las explicaciones sobre el proceso licitatorio.

Esta vez el motivo inspirador del senador ROMANO no fue el agua. Vale considerar que él junto al legislador JORGE DIFONSO, ex intendente de San Carlos, han sido los más enfáticos defensores de la 7722 y a la vez abanderados de la anti minería y partícipes del fracaso de la 9209. Pero el pedido de informe esta vez no pasa por el agua.

Ocurre que no hay oferentes para la obra de mayor costo en la historia de Mendoza.

Recordemos que la construcción del proyecto contempla una presa que contendrá en su embalse 1940 hectómetros cúbicos de agua, para una central que promete generar 889 gigas, energía para abastecer según los cálculos a 130 mil usuarios. Además, requiere obras adyacentes y complementarias. Modificación de traza de la Rutas : Nacional 145 y Provincial 226 y la reubicación de la Villa Las Loicas.

Una obra valorizada en mil veintitrés millones de dólares por la que no haya empresas interesadas despierta enormes dudas. Dudas que el legislador, también oriundo de San Carlos pretende disipar con las explicaciones de Isgró, que según se supo, las dará hoy a las 15
Al Gobernador Rodlfo Suarez, también sancarlino, le llegó una misiva firmada por el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, IVAN SZCZECH por idéntico motivo. Reclama que las barreras impuestas en las cláusulas de la licitación impiden que empresas argentinas accedan.

Distinguen en la nota muchos puntos en donde dan a entender que la formulación de los pliegos están hecho como para impedir la participación de muchas empresas. Aluden inclusive a la distancia entre las exigencias y la ley 27437 dictada en 2019, norma denominada de Compre Argentino y Desarrollo de Proveedores.

Tanto en redes sociales como en otros medios (tal el caso de mdzol ), destacaron que se lo vio al otro sancarlino, ex gobernador, actual diputado nacional en el edificio de las leyes, sin pantalla mediante hablando con legisladores de su riñón. Nada extraño puede deducirse de la visita de ALFREDO CORNEJO a la legislatura, pero en época recomendado distanciamiento social y con la tecnología imperante, generó sorpresas. Y no porque no se haya detectado a alguno de sus muchos custodios, sino porque luego de la visita y charlas con sus conmilitones, hubo un pedido de desafuero.

Con pocas pero las suficientes firmas, le darán curso al pedido de la Dra. Gabriela García Cobos, titular de la Fiscalía de Instrucción 33. Tratarán el posible desafuero del –casualmente pedidor de informe- MARCELO ROMANO por una causa en el que se lo imputa por atentado contra la Autoridad Agravado. Se trata de un incidente con policías de tránsito, algo extemporáneo. Más claro, echale agua dice el dicho popular.


CUANDO EL RÍO SUENA


Odebrecht. Tal vez pocas empresas han logrado tanta fama como esa a propósito de las causas por corrupción. Causas que prosperaron en la mayoría de los países en los que actuaron los varios ejecutivos que hoy se protegen del sol. Decisiones que ha ordenado la justicia en esos territorios.

Hazte la fama, dice el otro dicho. Y aunque suene ajeno, no lo es. De ser CEO de una de las filiales de esa empresa, pasó a ser funcionario del gobierno de ALFREDO CORNEJO. OSVALDO DANIEL CHICAHUALA es el hombre en cuestión.

En la administración actual, este ex ejecutivo de Odebrecht , conocido como Daniel Chicahuala, es quien representa a Mendoza en COIRCO (Comité Interjurisdiccional del Río Colorado). O sea, este especialista de apellido mapuche, conoce como pocos el tema del Río Grande, del Río Colorado y, obviamente, de obras públicas, o sea, inmejorable funcionario para estar encima de la Obra Más Costosa de la Historia de Mendoza.

En medios de La Pampa y en un medio digital nacional apareció la información. El funcionario, convocado en la gestión Cornejo y convalidado en la actual, ingeniero Chicahuala, quien estaba designado para llevar a cabo los detalles de la licitación para la construcción de Portezuelo del Viento, sería separado de su cargo por incompatibilidad.

Ocurre que este funcionario, encargado de los detalles de la licitación más importante de la historia de Mendoza, desde principios de este año es, además de funcionario público y representante del Gobierno de Mendoza en el COIRCO, responsable de una consultora privada. No hace falta adivinar en qué asesora. DCH & Asociados es la empresa que dirige el ingeniero Chicahuala. Y según su propio testimonio en una red social de relaciones y empleos, esta ocupación le demanda tiempo completo.

Seguramente hoy, o mañana, muchos de los boletines oficiales con fotos, darán cuenta del acto de justicia con el que acometieron los poderes del Estado, separando al funcionario ex Odebrecht, y luego –y a propósito- ajusticiando al legislador por andar discutiendo con policías.

Qué bueno resultó esto del tapaboca. Inmejorable recurso para que no se detecte el gesto que, inevitablemente, producen estos hechos.

Hoy que podríamos celebrar una obra de 1023 millones de dólares y festejar por la energía que eso posibilitará, debemos gastar la energía cuidándonos para que quien se enoje, no se vengue, y quien tenga el honor político de gestionar una gran obra, no se distraiga con asuntos privados y particulares.