El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio nos permite compartir con nuestros seres queridos pero ¿Qué hacemos con las personas en situación de calle?

El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio nos permite compartir con nuestros seres queridos y afianzar lazos familiares. La espiritualidad o  la búsqueda de Dios será fundamental para comprender que estamos en sus manos.

Vivimos tiempos convulsionados, el coronavirus es una clara amenaza para la toda la sociedad, cultivar  este tiempo en familia, compartir la mesa es fundamental para volver a la génesis y reconstruir los pilares de toda sociedad cuyo basamento fundamental comienza por la familia.

Este tiempo debe ser un tiempo de reflexión empezando por lo individual para enfocarnos en lo general, es tiempo para reconstruir con el prójimo todo lo que no se hizo bien, pero ¿Qué valor le damos al prójimo?

Sabemos que debemos pasar este tiempo resguardados para evitar que se siga propagando el virus, pero ¿Qué hacemos con las personas en situación de calle?

Portada.com.ar tuvo acceso a  varios reclamos de ONG sobre las personas que se encuentra en situación de calle, reclamos que hasta ahora no han sido escuchados. 

Mendoza muestra en lo cotidiano, pobreza y vulnerabilidad, que lejos de ser conceptos abstractos denotan caras y nombres de familias desvinculadas, verdaderas historias de exclusión.

Las necesidades más evidentes de quienes están en calle son la falta chequeos médicos, red familiar, contención y falta de documentación.

En el caso de los más chicos, lo grave es la falta de nutrición y en el caso de los adultos mayores el tema es el deterioro físico.

La situación de calle en sí debería conllevar a la inmediatez en la asistencia, como la salud, educación, alimentación y contención.

La realidad de que quienes se encuentra en situación de calle es muy compleja, es imprescindible entender que esto va más allá del coronavirus y que es consecuencia de la emergencia habitacional cuyo déficit afecta a todo el país.

Esto es un problema estructural, las personas en situación de calle son una población que por sus condiciones de vida conforman en sí mismas un grupo de riesgo, muchas de estas personas son mayores de edad y tienen problemas de salud.

Por otro lado está claro que no tienen las condiciones básicas para cumplir con las recomendaciones de salud e higiene que requiere la prevención del coronavirus.

Es necesario que el Gobierno de Mendoza articule con los clubes, gimnasios, municipios y ONG de toda la provincia medidas de preventivas para las personas que se encuentran en situación de calle.

Estamos en Emergencia Sanitiaria y debemos evitar seguir vulnerando los derechos fundamentales de las personas, apelamos a la sabiduría de quienes nos gobiernan, para que todos juntos podamos articular medidas para contener a aquellas personas que a diario se encuentran desamparados.