La superficie de nieve en la cordillera es la menor en 20 años, lo que preanuncia una sequía para los próximos años. Preocupación de entidades de frutas y verduras de Mendoza.

Según un estudio publicado por el Servicio Meteorológico Nacional, la cordillera central de Cuyo presenta la superficie cubierta por nieve más baja desde el 2000, y considerando los valores normales es el cuarto año consecutivo también por debajo de dichos valores. El porcentaje perdido equivale a cuatro veces el volumen de agua del dique Potrerillos.

Los datos coinciden con otro informe, esta vez de la Dirección General de Irrigación, que destacó que si se considera cómo es la acumulación de nieve este año, respecto de lo que tendría que haber nevado a la fecha, para estar en un año normal tendríamos que tener 5 veces más de nieve que la existente hoy en toda la provincia. Es decir que la provincia se acerca a una importante sequía, que no solo afectará el clima, sino que tendrá un importante impacto.

Asociaciones de productores de uva, tomate, frutas finas, cámaras de comercio emitieron un comunicado donde señalaron que “Mendoza entera atraviesa una situación de mega sequía, no nueva pero cada vez más extrema»

Sequía en Mendoza

Estiman que la condición hídrica para la próxima temporada es de las peores conocidas, con precipitaciones níveas muy por debajo de la media histórica. De no producirse nevadas en lo que resta del ciclo, la cantidad de agua para riego se verá notablemente disminuida.

Según Nicolás Vicchi, Sub Gerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (ACOVI), el hecho de tener poca agua disponible puede afectar al cultivo desde septiembre: “Aumentará el riesgo de heladas y eso generará una merma en la producción de las plantas. Venimos de baja rentabilidad y altos costos y el riego de heladas y merma de productores puede ser un resultado final, con todo lo que implica lo que genera esta producción para la economía regional y nacional, desde el ingreso de divisas hasta el arraigo”.