El periodista respondió por sus dichos sobre los Juegos Paralímpicos y toda la polémica que se generó.

El periodista Gonzalo Bonadeo quedó en medio de una polémica luego de que se difunda un video de él hablando sobre los Juegos Paralímpicos y los deportistas que compiten en dicho certamen. Hubo una fuerte respuesta de la nadadora Daniela Giménez y un comunicado del Comité Paralímpico Argentino. Ahora, Bonadeo escribió und descargo titulado: «Es tiempo de pedir disculpas».

«La referencia fue estrictamente deportiva y ha quedado una sensación de que yo estoy repudiando algo que no repudio», explico el periodista. Y agrega: «Es tiempo de pedir disculpas, discutir temas con gente que sabe del tema y aprender para tener más en claro las cosas».

Alla por el año 2016 Bonadeo reconocido periodista deportivo caracterizado por su intensa cobertura de los Juegos Olímpicos, daba una charla en la Casa de la Cultura de Salta. Allí respondió a una pregunta referida a los Juegos Paralímpicos, y su baja relevancia en los medios. Y su respuesta fue condenada por el mundo de los deportes adaptados, se hizo viral hace poco. Un audio se difundió y recorrió las redes, hasta llegar a Daniela Giménez, nadadora paralímpica que representó a Argentina en los últimos cuatro Juegos. Ella le dedicó unas palabras a Bonadeo a través de su Instagram, acusándolo de “ignorante” y desacreditando todo lo que él había argumentado en la charla.

El texto completo de disculpas por Gonzalo Bonadeo

«¿Les pasó que alguna vez intentaron decir algo, o plantear algo, y les salió al revés, y el resultado fue el opuesto? Bueno, a mí me acaba de pasar. En realidad es algo que viene de hace un tiempo y en estas horas ha detonado. Alguno de ustedes estará al tanto de una polémica que surge a partir de unas declaraciones mías vinculadas al paraolimpismo, con algunas cosas que veo oscuras del paraolimpismo, que se simplificaron y sintetizaron en que estoy planteando que los deportistas paralímpicos no merecen medallas.

La verdad que el mérito no es algo que plantee de ninguna manera, sí cosa que entiendo que hay que evaluar y revisar. Han surgido aclaraciones de deportistas, algunas muy vehementes, como la de la enorme nadadora paraolímpica Daniela Giménez. Ha habido un comunicado del Comité Paralímpico Argentino, sobre el cual no me voy a explayar tampoco. Y esto me lleva a decir ‘bueno, si el efecto que produjiste con lo que planteaste es tan adverso a lo que vos pretendías, algo hiciste mal’.

A partir de eso, que es lo que estoy evaluando, lo primero que quiero hacer es dejar despejada de cualquier pátina de sospecha alguna postura discriminatoria. Por favor no, y de corazón disculpas si así pareció, pero no, la verdad que no. Mucho menos con un tema como es la capacidad especial, o diferencial, o discapacidad, o como le deban llamar, que es algo que nos arrastra y nos involucra absolutamente a todos, no solamente por casos directos sino por casos muy cercanos.

La referencia fue estrictamente deportiva y ha quedado una sensación de que yo estoy repudiando algo que no repudio. No fui educado así y no educo así a mis hijos, al contrario. Esto lo destaco porque, sobre todo en el comunicado del Comité Paralímpico, hay una sensación de que yo estoy discriminando a la persona que tiene una determinada característica. La verdad que no es así.

Es tiempo de pedir disculpas, discutir temas con gente que sabe del tema y aprender para tener más en claro las cosas. Los argumentos que plantee para hablar del relativo rigor competitivo de los Juegos tuvo que ver con información y datos que me han dado personas vinculadas al paraolimpismo, incluidos deportistas. Es algo que voy a tener que aprender y discutir para quedarme con lo profundo del asunto.

Lo voy a hacer a partir de hoy mismo y no es una forma de decir, no es que estoy haciéndome el político. Lo voy a hacer hoy mismo, voy a empezar este trabajo que es interiorizarme de las cosas y hablar con gente de la más referencial e importante del paraolimpismo, para tener una mejor idea, para ser más respetuoso y para no ser, como bien rescata Daniela en su texto, bocón y decir barbaridades».