“El paro de ayer fue impresionante creo que hacía años que el sindicalismo de Mendoza no había movilizado tanta gente. Era cuestión de tiempo que algo así sucediera. Esto es así porque Mendoza expresa superávit porque bajó los salarios y la inversión en obra pública”, expresó Juan Manuel Gispert durante su columna en el programa Muchas Gracias.

En este sentido, analizó los magros incrementos de sueldo otorgados por el gobierno. “Era una bomba de tiempo y muchos se preguntaban por qué no ocurrió antes. Lo más llamativo es la insistencia en la negación del problema”.

“El gobierno está cerrado en el análisis económico, entra en un círculo vicioso porque al bajar la obra pública baja la inversión y al bajar los salarios estatales, baja el consumo. Esta baja hace que disminuya la actividad económica en el comercio que impacta en la recaudación ya que este sector paga impuestos”, comentó Gispert.

Por otra parte, el analista aseguró que hoy el programa Mendoza Activa es un crimen fiscal porque es un subsidio para los que más tienen y lo que ha logrado es ampliar la brecha económica.