“Cuando uno mira para atrás encuentra más respuestas que mirando para adelante”, sostuvo el analista en política económica, Juan Manuel Gispert en su columna semanal en Muchas Gracias. Se refirió a la toma de deuda en la gestión de Mauricio Macri, al sostener que el efecto es el mismo que la estatización de la deuda internacional.

Si vemos que el superávit comercial nacional fue de 1800 millones de dólares en octubre, “con ese superávit podríamos estar en un desarrollo imparable”, sostuvo Gispert, quien agregó que no se condice con las reservas existentes, además de las reiteradas microdevaluaciones aplicadas, explicó el analista.

“Como toda política cuesta mucho y más en materia de importaciones”, dijo Gispert, hablando de un estado que regule las importaciones de manera efectiva. Además el analista sostuvo que es importante que los decisores tengan cintura política para tomar las medidas.

El escenario es delicado, pero cabe destacar que la Argentina creció más de un 10% y en lo que va del 2022 lleva un 7%. Ese crecimiento se ve en el tráfico de las rutas, en comercios populares, pero el problema está en la distribución de la riqueza. “Los niveles de productividad, no se da homogénea en todas las empresas, principalmente se da en las más grandes. Es claro donde está el problema” sostuvo.

Gispert sostuvo que este crecimiento está condicionado a la falta de reservas, y falta porque el estado está entregando esos dólares al sector privado endeudado durante la gestión de Juntos por el Cambio.

Para concluir, Gispert nos confirmó que estará en la visita de Batakis a Mendoza. La funcionaria se reunirá con pymes y tendrá un almuerzo en Maipú donde se hablaría entre otros temas, de las líneas de créditos para productores afectados por las heladas.