Para conocer detalles de la producción y publicación del libro “No nos pudieron”, su autor, Guido Actis visitó el estudio de radio LV8, durante el programa Muchas Gracias. En diálogo con Ariel Robert, Emilio Vera Da Souza y Carolina Quiroga comentó: “Yo estuve en tres cárceles, prácticamente 3 años. Luego me llevaron a La Plata y en el ´78 inauguramos Caseros y luego me llevaron de nuevo a La Plata, explicó al comentar que en esa época fue una masiva detención de delegados sindicales, yo era delegado de ATE. Me quisieron secuestrar en la casa de mis abuelos, yo me resistí a las trompadas y me ayudó un amigo que estaba enfrente y creyó que me estaban robando y me auxilió”, recordó.

“A la semana me van a buscar con la ley y me llevan con una causa de asociación ilícita al D2, donde asistí a la tortura y violación de compañeras y la muerte de …. que lo mataron a patadas. Luego me llevan al juzgado, que se había trasladado a la policía y ahí me recibe el comisario Carrizo y el juez Otilio Romano. De ahí fuimos a la cárcel de Mendoza, el 26 de febrero del ´76, así estuve preso hasta el 82 y seis meses de libertad vigilada”, explicó el ex preso político.

En otro momento de la entrevista, Actis relató cómo estableció su relación con quien conoció y se enamoró en la cárcel, Alicia Peña, de quien era vecina sin saber. “En el 78 nos enteramos que habían traído a unas chicas de Devoto y a través de un sacerdote nos mandábamos saludos. En una de las visitas, yo le digo a mi mamá, llevale a la mamá de Alicia mi chaleco tejido bordó. Yo nunca había visto a Alicia. Luego me internan en el hospital militar por un problema de rodilla. La monja que me cuida me dice “yo no me voy a mover de acá” y yo sé quién es tu novia. Me llevan a una habitación y en un momento veo pasar mi chaleco, ella me saluda y ahí le pude poner un rostro a Alicia.

Ella sabía que yo estaba ahí por una presa común que le dijo, está tu novio y entonces ella se anotó para ir al dentista.

A fines del 78 a mi me llevan a La Plata, a ella la llevan a Devoto y pudimos comenzar a escribir cartas, en código. Se fue dando una relación por carta, luego viene el proceso previo a Las Malvinas, incluso en las cartas que estamos releyendo con Alicia hay anécdotas de que fue el ministro del interior, entrevistó a dos o tres presos, para decirles que estaban muy preocupados por los PEN, y nosotros no sabíamos de lo que pasaba afuera, de los campos de concentración, de los centros clandestinos”.

Actis comentó que posteriormente, en el año 81, Alicia salió en libertad y se fue a Buenos Aires y pidió verme pero le dijeron que para seguir visitandome teníamos que casarnos.

“Así lo hicimos y cuando volvimos a Mendoza, nos casamos en Maipú”, expresó. “Llevamos 40 años de casados, tres hijos y tres nietos”.

“Esta historia no está contada en el libro”, aclaró Guido. Pero sí hay muchas historias más que incluyen a referentes políticos, sindicales y sociales de la provincia que en muchos casos resultaron desaparecidos y desaparecidas.