En el Estadio Único de La Plata, al que prometen re bautizarlo como Estadio Provincial Diego Armando Maradona, se celebró el acto del Frente de Todos, a un año de haber asumido la presidencia y vice presidencia de la Nación, y la gobernación y vice gobernación de la provincia de Buenos Aires.

Compartieron el escenario Máximo Kirchner, Sergio Massa, Axell Kicillof, Verónica Magario, Cristina Fernández de Kirchner y cerró con el discurso del presidente Alberto Fernández

En una clara y contundente demostración de unidad, convocaron a ministros, secretarios, diputados, senadores, dirigentes gremiales, quienes se ubicaron en sillas,  en el campo de juego y a la distancia requerida.

Según dijeron los organizadores, la iniciativa de Axel Kicillof de este encuentro fue elogiada por todas y todos.

Sin grandilocuencias repasaron el año de Gobierno, rescatando haber cumplido con las principales promesas, como fue la gratuidad en los medicamentos para los afiliados al PAMI, y los desafíos asumidos en campaña.

Cristina Fernández de Kirchner estableció comparaciones en el trato que recibió ella y sus funcionarios con temas como la causa por «dólar futuro» a diferencia de las denuncias que pesan sobre los funcionarios de Macri que no prosperan a pesar de la magnitud que las causas del gobierno anterior ostentan. Breve discurso en el que además de destacar la lesión que le provoca a la política y por consecuencia a toda la sociedad el «lawfare», adelantó que están diseñando un nuevo sistema de salud que sea más eficiente y equitativo.

Notoria cordialidad entre las principales figuras vuelve a poner de relieve la incidencia que tienen los principales medios de comunicación de gestión privada, suscitando una sensación de desencuentros que este acto desbarató.

El presidente Alberto Férnandez destacó lo que Cristina le había aconsejado antes de asumir. Que no se guiara ni preocupara por las tapas de los diarios sino por la mirada y el corazón de la gente, del pueblo. Esto, según trazó en su discurso, es lo que le permitió ir afrontando las dificultades inesperadas que propició (y continúa proporcionando) la Pandemia.

Fue enfático Alberto Fernández al sostener que sólo se llegó a un acuerdo con Rusia por la vacuna del Covid 19. Aclaró que también se está en tratativas con el laboratorio Pfizer, además de los otros que están desarrollando la fórmula para impedir la propagación del virus que tiene a todo el Planeta en ascua.

Recordó con la celeridad con que se terminaron obras que el gobierno de Macri había abandonado y manifestó que aquellos hospitales improvisados para atención no compleja de la salud (pudo de ejemplo Tecnópolis) fue lo que permitió que hoy, con orgullo, pueda decirse que en Argentina no quedó nadie sin ser atendido por el sistema de salud.

En otro tramo de la loción reconoció que quienes se comportan con mayor solidaridad son quienes menos tienen, pero que igual comparten. De su característica política dijo que nunca debió violar un principio que lo guía: la sinceridad.

A propósito del tema vacuna, durante los últimos minutos, el Presidente se refirió a los dichos publicados por los diarios que ofician de opositores, dichos pronunciados  por Cornejo. Alberto Fernández desafió al diputado nacional por Mendoza, ex Gobernador, ex intendente, ex ministro de seguridad de la provincia de Mendoza a que fuera a quitarse las sospechas sobre la corrupción. «No lo vi denunciando cuando se vencían miles de vacunas en la aduana, eso es corrupción» haciendo referencia al hallazgo en la aduana de decenas de miles de vacunas que no fueron suministradas en la gestión de Macri.