Durante su participación en el programa Muchas Gracias, Ana María Vega se refirió al Dia internacional de la sepsis, que se recuerda cada 13 de setiembre con el fin de alertar sobre esta problemática que es causa frecuente de muerte.

 

“Se trata de una enfermedad que ocurre por una reacción anómala ante una respuesta inmunitaria a una infección bacteriana. Las bacterias provocan una alteración de todos los órganos internos, los cuales se inflaman hasta llegar a un colapso total del organismo, donde la sangre no fluye de forma correcta debido a la falta de oxígeno. Todo esto puede conducir a que la persona sufra daños irreversibles que pueden incluso provocar la muerte”, comentó Vega.

Además precisó que “debido a todos estos cambios, las personas afectadas pueden sufrir una alteración de la presión arterial que afecta al corazón y esto termina desencadenando un shock séptico.Las personas que padecen de cáncer, diabetes, SIDA, enfermedades hepáticas o problemas cardíacos, tienen mayor probabilidad de padecer una sepsis. Los ancianos y los niños también corren grandes riesgos”.

 

La periodista explicó que “las primeras horas son cruciales, ya que de ello dependerá la vida del paciente. Por esta razón, al observarse algunos de los síntomas ya mencionados, es fundamental acudir al servicio de urgencias, donde se le realizará las respectivas pruebas y en caso de que el resultado sea positivo, se deberá proceder a practicar el tratamiento correspondiente, que por lo general es a base de antibióticos y algunos fármacos para controlar la inflamación”.

 

Respecto de la fecha, Vega afirmó que “la Alianza Mundial contra la Sepsis dice que no se está haciendo lo suficiente para frenar la sepsis, una de las complicaciones clínicas mortales más prevalentes pero mal diagnosticadas, y designada como una prioridad mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2017.

 

“A pesar de la resolución unánime en mayo de 2017 de la Junta Ejecutiva de la OMS y la Asamblea Mundial de la Salud para mejorar, prevenir, diagnosticar y controlar la sepsis a través de una serie de acciones dirigidas a países desarrollados y en desarrollo de todo el mundo, en la mayoría de los países todavía no se han implementado programas educativos integrales sobre prevención, identificación y manejo de la sepsis”.