Por: Fernando Cascino

Miguel Cantilo cumple 50 años con el dúo que marcó una época en la música argentina, y desde España donde lo sorprendió la cuarentena nos comenta sus comienzos con Pedro y Pablo y su carrera solista.

¿Cómo te llevas con las aplicaciones de comunicación en estos tiempos de pandemia?

Uso Skype, zoom, mails, y lo estamos manejando bastante bien, gracias a dios con estas nuevas formas de comunicación estamos en permanente contacto donde se requiera.

Soy una persona que se adapta fácil a las situaciones, reparto mis tiempos entre Argentina y España, aquí tengo muchos afectos, y en este momento me toca estar en España y probablemente este aquí hasta fin de año. Habíamos planificado conmemorar estos cincuenta años de existencia del dúo Pedro y Pablo con mi compañero en Argentina, pero lo vamos a hacer virtualmente a través de charlas, y conciertos en streaming en noviembre.

¿Qué música te influenció en tus comienzos?

Nosotros no tuvimos escuela musical, o enseñanza de música, no tuvimos formación académica, nuestra relación con la música fue intuitiva, el repertorio de los Beatles fue un impacto grande, nuestra escuela fueron ellos.

¿Cómo nació Pedro y Pablo?

En 1967 con Jorge Durietz comenzamos en un grupo llamado Los Cronopios,  era un formato más de banda. Luego ya en dúo fuimos acopiando muchos temas hasta llegar al disco que este año cumple 50 años. Esto gracias al productor que teníamos en ese momento que se llamaba Francis Smith, el fue un precursor de la música popular en argentina, tenía muy buen gusto y fue el quien nos propuso tener arreglos de bandoneón y otros instrumentos en el disco. Este material se escucha muy bien, se grabó en un sello discográfico donde grabó Sandro o Leonardo Favio entre otros. El 13 de octubre de 1970, Yo vivo en esta ciudad llegó a las disquerías, donde encontramos temas como ¿Dónde va la gente cuando llueve?”, retrato tan bello como descarnado de una metrópoli desigual.

¿Cómo se inició tu carrera solista con otros colores musicales?

Ya en 1973 saque un disco solista con otros gustos, que no tenían para nada que ver con Pedro y Pablo,  un dúo acústico y yo quería un disco eléctrico y con un rock más pesado. En paralelo trabajé en mi carrera solista, este primer disco se llamaba Miguel Cantilo y Grupo Sur, desde entonces saque mucho material solista.

Días de sol es mi ultimo disco, un disco que se grabó en España, con algunos músicos argentinos. Esta producción tiene tintes ambientalistas y además una especie de dar un mensaje de lo que sucede con la información y la desinformación; como lo es el tratamiento de noticias poco creíbles en medios de comunicación, armando un relato para beneficiar a ciertos sectores, donde el publico consume eso y cree que es verdad. Pero también este material solista habla de las cosas buenas de cara al sol, como es el amor de pareja, el amor familiar, es un disco idealista. Logré que pudiera grabar Rodolfo Gorosito, gran guitarrista, también Claudio Gabis un ex Manal, Luis Salinas, y también Ariel Rot.  

¿Pedro y Pablo le dio oportunidad a nuevos artistitas, quienes fueron?

Nito Mestre, león Gieco fueron algunos teloneros del dúo, es algo fuerte, que con el paso del tiempo se vuelve mas fuerte aún, como por ejemplo Alejandro Lerner, es un fenómeno que a uno le da orgullo, donde vemos como siguen saliendo artistas. La vida nos dio la posibilidad de poder ayudar a artistas para que se mostraran en nuestros shows, eso no da mucho placer, y es algo que nos gusta hacer, ayudar y apoyar a los artistas que recién salen.

¿Qué te une a Mendoza?

Me une los coros, pero además me une una amistad muy grande con quien dirigía en su momento al coro Cantapueblo, Osvaldo Ciccioli, músico mendocino que vive aquí en España, con quien hicimos alguna canción con el coro que dirige aquí.

Participar en coros es una aventura frecuente, grabé con coros y cante muchas veces en Mendoza, además hace poco con Nancy Ciccioli quien dirige hoy al Coro Cantapueblo realicé una participación, siempre digo que participar de una agrupación coral ayuda personalmente y recomiendo a la gente acercarse a cantar.