En enero de este año el proyecto de eliminar el ítem desarraigo que cobran los legisladores fue cajoneado. Este lunes se llego a un acuerdo para paralizar ese extra que perciben senadores de la provincia; en comunicación con PORTADA el senador provincial Lautaro Jiménez (FIT), nos comenta de que se trata este acuerdo.

 

Al comenzar el año, las dietas legislativas tuvieron un aumento de 50 mil pesos, pasando los 200 mil pesos de bolsillo, a lo cual se suma con esta última cuota, 205 mil pesos de bolsillo, lo cual significa 250 mil pesos en bruto. A esto se le suma un fondo extra que tienen senadores y diputados, cercano a los 800 mil pesos anuales, que se utiliza para cubrir los gastos de pasajes, viáticos y contrataciones discrecionales que hacen.

 

“Hay un fondo específico para cubrir estos gastos que requieren estar a mayor distancia, porque con eso se puede cubrir el combustible, pasajes o cualquier otro gasto en que incurre un legislador para poder llegar hasta el Recinto. Por fuera de esto, además, como un ‘pluss’, se suma este ítem que va del 3,5 al 5% del sueldo, que es el famoso ítem de ‘desarraigo’, que suma entre 9 mil y 13 mil pesos aproximadamente, según la distancia a la que viva el legislador, sumándolos a todas esas cifras”, criticó, y agregó: “Que esto sea sostenido, incluso cuando ni siquiera se tiene que venir a sesionar y sesionan a través de plataformas virtuales, es realmente insostenible”.

Si bien este acuerdo de no cobrar en este momento este ítem es simbólico, marca también un apoyo a los trabajadores que si salen a trabajar y a enfrentarse con esta realidad, como también las personas del sector privado, que se enfrentan a un contexto difícil. «Es inédito lo que paso con este acuerdo, gracias a la presión de muchos sectores, pensamos que es un logro muy importante para equiparar dietas a los sueldos de los maestros o cualquier otro trabajador», expresa Jiménez