Maria Julia Morcos, integrante del Colectivo por la Restitución de Derechos a Sobrevivientes del Próvolo Mendoza, nos cuenta sobre los avances de este espacio para apoyar a victimas del instituto.

En comunicación con PORTADA, Maria Julia Morcos nos comenta sobre las actividades que realizan desde el Colectivo por la Restitución de Derechos y sobrevivientes del Instituto Provolo en Mendoza, quienes a través de acciones y pedidos, intentan apoyar a víctimas y familiares. «Este colectivo está integrado por sobrevivientes,  familiares y adolescentes del instituto provolo de mendoza, y además por organizaciones políticas y sociales como son Xumek, campaña por la separación de la iglesia del estado y  padres y madres de personas con discapacidad; hoy estamos contentos por este gran logro que hemos obtenido, donde hemos podido garantizar una vivienda digna para una de las familias víctima del provolo. «Nosotras desde que comenzamos esta lucha, de la cual ya hacen casi cinco años, teníamos muy claro que necesitábamos un abordaje integral de cada sobreviviente y su familia, eran situaciones muy diversas sobre la vulnerabilidad que sufrieron durante años lo sniños y sus familiares. Lo primero que hicimos fue solicitar al gobierno de la provincia de mendoza, el armado de una mesa interministerial, donde junto a este colectivo poder llevar las acciones y la ayuda a estas personas, comenta Morcos. «Nosotras siempre quisimos no solo obtener justicia con la condena ejemplar que recibieron los los sacerdotes y administrativos que perpetraron los derechos de las victimas de esta causa del instituto, Este a sido un camino muy largo, cuando comenzamos las relaciones interministeriales, nos enteramos de que el Gobierno ya la tenía en funcionamiento, o al menos eso fue lo que nos dijeron; desde ahi  nos convocaron a algunas reuniones, esto fue más o menos en el año 2017. En esas mesas la verdad es que nuestra palabra no fue escuchada, no había un abordaje en conjunto de los misterios, no había una estrategia clara y las familias peregrinaban de un lugar al otro en busca de soluciones de cuestiones tan básicas como la escolaridad de sus hijos, solucionar un plato de comida, asistir en distintos tipos de situaciones de violencia de género que estaban sufriendo algunas mujeres madres de esos niños, o atender  la salud mental de las personas que habían asistido al instituto, ofrecían soluciones muy poco prácticas, como por ejemplo no garantizar los traslados hacia los lugares donde podían asistir los profesionales de salud mental, y muchas veces asistir a las consultas y que no hubiera intérprete de señas para poder garantizar que sea efectivo es abordaje» agrega la referente del colectivo.

«Luego de seguir pidiendo justicia y restitución de derechos de las victimas del provolo, también nos hicimos eco de  distintas luchas, donde pudimos intervenir en la defensoría de las personas con discapacidad y ser escuchadas, y presentar distintas notas notas, como al IPV solicitando el cumplimiento de las entrega de vivienda para los sobrevivientes, y en en ese proceso de lucha frente a tantas adversidades fue que logramos a principio de este 2021 conseguir una casa para una de las familias. Esta acción por la cual se consigue esta casa había comenzado en el año 2019; nosotras desde el colectivo decimos que vamos a seguir luchando hasta obtener la restitución de todos los derechos de todas las víctimas involucradas en esta causa del provolo», argumenta la referente de «La Colectiva de Mendoza».