Dante Vega, uno de los fiscales del juicio por la llamada Masacre de Trelew, dialogó durante el programa Muchas Gracias con Ariel Robert, Emilio Vera Da Souza y Carolina Quiroga. “Parte de los responsables fueron juzgados en ese juicio”, explicó Vega.

 

“Primero se dieron detenciones ilegales de militantes de organizaciones armadas a principios de la década de los 70. También había sindicalistas como Tosco, la disidencia política de la dictadura de Lanusse, era detenida y trasladada a Rawson. Era el penal que reemplazó a Ushuaia. Ahí estaban las cúpulas de las organizaciones armadas”, detalló Vega.

 

El letrado explicó la forma en que se dieron los hechos: “Idearon una fuga que era muy audaz y que consistía en tomar el penal, contar con apoyo externo de vehículos, tomar el aeropuerto, copar un avión de aerolíneas argentinas que aterrizaba en Trelew, hace bajar los pasajeros, y fugarse a Chile. Ese plan fracasó porque no llegaron los autos a tiempo, hubo un hecho de violencia y alcanzaron a llegar algunos militantes al aeropuerto, una veintena que llegaron tarde a la partida del vuelo. Tenían poco tiempo antes de que las Fuerzas Armadas abordara el avión, las autoridades alcanzaron a tomar el avión y los que llegaron tarde se quedaron en el aeropuerto. Ahí llegaron los militares pero no hubo disparos. Finalmente pactan la entrega, de los militantes porque el juez del lugar junto al jefe de la base les prometen garantías. Dejan el aeropuerto y son conducidos a una base naval donde son detenidos en un lugar acondicionado a tal efecto. Mientras el juez que llega de Buenos Aires hace ruedas de reconocimiento y se dedica a investigar la fuga, pero sin atender como pedían los abogados a las irregularidades de mantener presas a personas en una unidad militar. El juez no hace lugar al pedido de traslado a la cárcel y permanecen en el lugar una semana más hasta que se toma la decisión de ejecutarlos en un hecho que por la brutalidad y las características que tiene y por los protagonistas conmocionó a la sociedad y hoy está en todos los libros históricos. A partir de ahí no va a haber otra cosa que violencia”.

Vega explicó que fue a reforzar el equipo de fiscales para reforzar que fue un delito de lesa humanidad y por tanto no prescribe. Por ello se pudo juzgar pasado un cierto tiempo.” Un delito de lesa humanidad debe enmarcarse en un ataque a la sociedad. No era un hecho aislado”.

Estos y otros aspectos de ese hecho dramático serán motivo de un encuentro que se realizará mañana a las 18 en el Espacio para la Memoria de Godoy Cruz, en calle Colón y Lavalle de ese departamento.