General

UVA, el fin de los créditos hipotecarios.

 

Entrevistamos a la Dra. Mariela González (abogada matrícula 7566) quien consiguió que la Justicia local, en un fallo de la Jueza Simón, frenara provisoriamente el excesivo incremento de la cuota de un crédito UVA.

En el enlace de video la entrevista completa. Aquí un extracto de la charla.

En Argentina más de cien mil familias sienten la asfixia y frustración por haber tomado un crédito para su única vivienda, cuotas mensuales que hoy resultan  impagables.

En la gestión del anterior gobierno nacional, y luego de los muy exitosos créditos del Procrear durante la década anterior, habilitaron una modalidad bien distinta. En septiembre de 2016 el Banco Central habilita a las instituciones financieras para operar en la modalidad UVA, tanto para inversiones como para otorgar créditos.

UVA es el acrónimo de Unidad de Valor Adquisitivo.  Sonaba atractivo para quienes pretendían por fin tener su propia casa y así lo promocionaron desde el Estado Nacional.  Una tasa fija baja (de entre el 3.5 y el 10%) y la actualización que –según las promesas de la administración Macri, no alcanzaría los dos dígitos.

La abogada Mariela González en nombre de su representado, nos explicó por qué la acción y desde donde se hace el planteo.

Nos recuerda que la Constitución Nacional contempla que el Estado debe propender a que toda familia tenga una vivienda digna (artículo 14 bis), y por consecuencia, no debe desentenderse de un conflicto que pone en situación de riesgo a aquellas familias que de buena fe tomaron un crédito, atendiendo lo que desde el mismo Estado se prometía, y luego deben afrontar costos exorbitantes cuyos únicos beneficiarios son las entidades bancarias.

La equivalencia inicial fue que mil UVA servían para un metro cuadrado de construcción, valor testigo.

Una de las características más singulares, es que estas líneas de crédito que ofrecían –y aún hoy- los bancos, desalentaban la construcción y privilegian la adquisición de viviendas ya construidas. Un desatino más, ya que se sabe la importancia que tiene el rubro construcción en el desarrollo económico.

Las condiciones para acceder a estos créditos hipotecarios revestían compromisos sin contemplaciones para el tomador. El valor cuota no podía exceder el 35% de los ingresos familiares mensuales y se solicitaban garantías.

Tal como nos explica la Dra. González, el factor de mayor incidencia para que no se pueda continuar con el pago tal lo convenido es que estas unidades tienen una actualización según el CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia), en el cual, el índice de los precios al consumidor es el de mayor incidencia. Y los incrementos salariales desde el 2016 hasta hoy corren muy por detrás de la inflación

Si se hubiesen cumplido las metas que el propio Poder Ejecutivo Nacional envío al Congreso (y fueron aprobados), no estaríamos hablando de la angustia que viven decenas de miles de familias hoy, ya que esos precios no iban a sufrir grandes alteraciones (imposible no recordar a Macri en campaña diciendo que la inflación era un tema menor para ellos)

Si bien en el inicio del gobierno de Alberto Fernández,  tanto él como el ministro Cafiero sostuvieron que no podrían involucrarse con el tema de los préstamos UVA porque se trataba de contratos entre privados, la interpretación que hizo la jueza Simón, del fuero local,  para dictar la medida cautelar, es bien distinta.

En la toma de estos préstamos, no existieron dos partes conviniendo condiciones para consagrar un acuerdo.  Fue mediante un sistema propiciado por el Estado, a través del cual los bancos pusieron las exigencias,  y los deudores, con la finalidad de obtener su casa propia, convalidaron un contrato considerando su necesidad (derecho de acceder a la vivienda), pero sin poder modificar ni cambiar un ápice de la propuesta, y sometiéndose a lo que el Banco le ofrecía ó impuso, según pueda leerse.

El gobierno nacional actual ha decidido en estas circunstancias especiales de pandemia, suspender la aplicación de la actualización en las cuotas, y si bien esto puede constituir un mínimo alivio, en absoluto es una solución.

Considerando sólo el caso presentado por la Dra. González, es ostensible el perjuicio. El crédito inicial fue de menos de 3 millones de pesos, y hoy aún sin cumplir dos años, ya debe seis millones y la cuota en vez de ser del 35% de sus haberes, supera el 50%

Habrá que ver cómo prosperan las distintas acciones, ya que en este caso particular, el Banco Nación cuestiona esta medida cautelar, aduciendo que el juzgado de la Doctora Simón no tiene competencia, sin embargo, miles de mendocinos se esperanzan en que esto sea el principio de una solución honesta y posible.  Es claro que el reclamo desesperado  de los deudores no obedece a una argucia para beneficiarse, ya que el fin de cualquier crédito hipotecario para vivienda única, no persigue ninguna especulación sino darle cobijo y techo a la familia.

 

Comparte esta publicación

DEJA UNA RESPUESTA

Abrir chat
1
¡Hola! Estoy para ayudarte
Hola,👋
¿Te puedo ayudar?