El mundo celebra este jueves como un himno global de la fraternidad y la convivencia la balada que convirtió a John Lennon en un profeta de la paz.

 

«Imagina que no hay paraíso, es fácil si lo intentas. Ningún infierno debajo de nosotros, por encima de nosotros, sola, sería el inicio de un universal y atemporal himno por la paz, la fraternidad y la convivencia.

50 años después, el tema que convirtió a Lennon en un profeta de la paz, aún ilumina y reconforta a sucesivas generaciones que imaginan con él un mundo mejor para todas las etnias, creencias e ideologías. ‘Imagine’ procura consuelo en los peores momentos y ofrece esperanza apelando a la felicidad que reclama para el género humano. Y eso que ninguno de los deseos que Lennon enunció hace medio siglo se ha cumplido en un mundo que sigue en guerra con decenas de conflictos abiertos.

Yoko Ono Lennon dijo: “‘Imagine’ se creó con un gran amor y preocupación por los niños del mundo. Es una canción muy, muy ponderosa. Creo que es muy interesante que aún siga sonando y dando poder a las personas. Y estoy muy feliz por ello.

En las últimas cinco décadas, “Imagine” ha sobrevivido como un himno global atemporal, una plegaria colectiva uniendo al mundo a través de una canción e imaginación; proporcionando consuelo y unidad en momentos difíciles, además de esperanza y felicidad. Esto fue especialmente evidente en la impresionante ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, donde la canción fue “re-imaginada” por el renombrado compositor Hans Zimmer para una audiencia global de cientos de millones de personas, iniciando las celebraciones de los Juegos Olímpicos y el aniversario de oro de “Imagine”.